dilluns, 14 de gener de 2013

Yo tampoco se vivir,sólo estoy improvisando


 Para mí no todo es fácil, yo tampoco se vivir, solo estoy improvisando. Me gusta la lluvia y el olor a tierra mojada, no hay nada que me relaje más que escuchar llover, y observar como las gotas chocan contra los cristales de mi ventana sin pensar en nada. Prefiero el frío al calor, me encanta ir en invierno con mil capas de ropa y aún así sentir frió, y necesitar que alguien me abrace para darme calor.
 Adoro los planes improvisados, soy desordenada a más no poder, olvido las cosas importantes y siempre recuerdo las tonterías en momentos inapropiados. Soy la típica que se ríe cuando no tiene que hacerlo.
Me agobio con solo ver una hoja con números escritos, necesito calculadora para sumar dos y dos. Poco de lo que pienso o pasa por mi cabeza tiene sentido, me cuesta ordenar las ideas cuando tengo algún problema, y sin quererlo, lo suelo pagar todo con la persona que menos lo merece.
Para mí siempre será mejor pedir perdón que pedir permiso. 
Necesito dormir mas de ocho horas para ser persona, y los fines de semana nunca me verás despierta antes de las doce. Hago el tonto siempre que tengo ocasión, suelen decirme que soy diferente a lo que la gente piensa de mí antes de conocerme.
Escribo para desahogarme de todo, para crear nuevas historias, para que los demás puedan saber lo que esta pasando por mi cabeza en estos momentos, aunque ni yo misma lo sepa bien.Para mí, escuchar a alguien es lo mejor que puedo hacer por él. Prefiero abrazos antes que besos, limón antes que naranja,  me gusta la coca-cola y el chocolate es mi gran tentación. No creo en Dios, pero si en mí misma, y en que hay algunas personas que son capaces de cambiar mi día con solo unas palabras. Aunque parezca raro, o más bien lo sea, también creo en la existencia de ángeles, como personas que se han ido pero han dejado algo pendiente, y se quedan con nosotros hasta que seamos fuertes y estemos preparados para continuar sin su ayuda, pero siempre recordándolos, sin olvidar lo que nos enseñaron.
Soy borde por naturaleza y no me sale ser cariñosa con casi nadie, se podría decir que tengo muchos conocidos, pero mis amigos se pueden contar con los dedos de una mano. Siempre habrá dos personas especiales en mi vida: a la primera la conozco como si fuera mi hermana, lleva conmigo desde que eramos dos mocosas de 6 años, y desde entonces no nos hemos separado. A la segunda persona, o mejor dicho el segundo, no he tenido la suerte de conocerlo antes, digamos que entró en mi vida hace poco más de un año, pero lo quiero más de lo que nunca se podrá imaginar.

Aunque todo lo que he escrito no es ni la décima parte de todo lo que podría escribir,
creo que estas son las cosas que más rondan por mi cabeza,
y que poca gente saben

Elena Caparrós





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada