dijous, 27 de gener de 2011

La leyenda del sol y la luna

Cuando el Sol y la Luna se encontraron por primera vez, se apasionaron perdidamente y a partir de ahí comenzaron a vivir un gran amor.
Sucede que el mundo aun no existía y el día  que Dios decidió crearlo, les dio entonces un toque  final... ¡El brillo!
 
Quedó decidido también que el Sol iluminaría el día y que la Luna iluminaría la noche, siendo así, estarían obligados a vivir separados.
 
Les invadió una gran tristeza  y cuando se dieron cuenta de que nunca más se encontrarían, LA Luna  fue quedándose cada vez más angustiada. A pesar del brillo dado por Dios,  fue tornándose Solitaria.
 
EL Sol a su vez, había ganado un título de nobleza "Astro Rey", pero eso tampoco le hizo feliz.
 
Dios, viendo esto, les llamó y les explicó: - No debéis  estar tristes, ambos ahora  poseéis un brillo propio. Tú, Luna, iluminarás las noches frías y calientes, encantarás a los enamorados y serás frecuentemente protagonista de hermosas poesías. En cuanto a ti, Sol, sustentarás ese título porque serás el más importante de los astros, iluminarás la tierra durante el día, proporcionaras calor al ser humano y tu simple presencia hará a las personas más felices.
 
La Luna se entristeció mucho más con su terrible destino y lloró amargamente... y el Sol, al verla sufrir tanto, decidió que no podría dejar abatirse más, ya que tendría que darle fuerzas y ayudarle a aceptar lo que Dios había decidido.
 
Aún así, su preocupación era tan grande que resolvió hacer un pedido especial a Él: - Señor, ayuda a la Luna por favor,  es más frágil que yo, no soportará la soledad...
 
Y Dios...en su inmensa bondad... creo entonces las estrellas para hacer compañía a la Luna.
 
La Luna siempre que está muy triste recurre a las estrellas, que hacen de todo para consolarla, pero casi nunca lo consiguen.
 
Hoy, ambos viven así... separados, el Sol finge que es feliz, y la Luna no consigue disimular su tristeza.
 
El Sol arde de pasión por la Luna y ella vive en las tinieblas de su añoranza. Dicen que la orden de Dios era que la Luna debería de ser siempre llena y luminosa, pero no lo consiguió.... porque es mujer, y una mujer tiene fases.
 
Cuando es feliz, consigue ser Llena, pero cuando es infeliz es menguante y cuando es menguante ni siquiera es posible apreciar su brillo.
 
Luna y Sol siguen su destino. El, solitario pero fuerte; ella, acompañada de estrellas, pero débil.
 
Los hombres intentan, constantemente, conquistarla, como si eso fuese posible. Algunos han ido incluso hasta ella, pero han vuelto siempre solos. Nadie jamás consiguió traerla hasta la tierra, nadie, realmente, consiguió conquistarla, por más que lo intentaron.
Sucede que Dios decidió que ningún amor en este mundo fuese del todo imposible, ni siquiera el de la Luna y el del  Sol... Fue entonces que Él creó el eclipse.
 
Hoy Sol y Luna viven esperando ese instante,  esos raros momentos que les fueron concedidos y que tanto cuesta, sucedan.
 
Cuando mires al cielo, a partir de ahora, y veas que el Sol cubre la Luna, es porque se acuesta sobre ella y comienzan a amarse. Es a ese acto de amor al que se le dio el nombre de eclipse.
 
Es importante recordar que el brillo de su éxtasis es tan grande que se aconseja no mirar al cielo en ese momento, tus ojos pueden cegarse al ver tanto amor.
 
Tu ya sabías que en la tierra existían Sol y Luna... y también que existe el eclipse.... pero esta es la parte de la historia que tu no conocías.

Sueña

Gritar


Y en las relaciones entre personas, cada vez hablamos más y escuchamos menos. Y a veces no hablamos, sino que gritamos. Los hijos les gritan a los padres, los padres les gritan a los hijos, el marido le grita a la mujer, la mujer le grita al marido, los hermanos se gritan entre sí, ... Se gritan a veces unos vecinos a otros.
Deberíamos construir un mundo más silencioso. Y para ello podemos preguntarnos: ¿Por qué gritamos?.
Yo no tengo la respuesta, pero os voy a reproducir una bonita historia procedente de la sabiduría oriental, que nos puede dar a todos un poco de luz.
Un día, Meher Baba preguntó a sus mandalíes (o discípulos) lo siguiente: - ¿Por qué las personas se gritan cuando están enojadas?
Los hombres pensaron unos momentos:
-Porque perdemos la calma -dijo uno-, por eso gritamos.
- Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? preguntó Baba; - ¿No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?
Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía a Baba.
Finalmente él explicó:
- Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.
Luego Baba preguntó:
- ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente... ¿Por qué? Porque sus corazones está muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña.
Baba continuó:
-Cuando se enamoran aún más ¿qué sucede? No hablan, sólo susurran y se acercan más en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo.
Luego Baba dijo:
- Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más. Llegará un día en que la distancia sea grande que no encontrarán ya el camino de regreso.
(Juan, 03-01-2005)


Una historia con ella

Una historia con ella...
Por un momento, ella se acerco;
Su belleza inundo los ojos de aquel solitario hombre,
Combinando dulzura y  gracia, dentro del mirar de aquel hombre,
Dándole un respiro, a su atrofiada vida,
Que de momento estaba petrificado al ver su lindo cabello,
Sus profundos ojos y en ese momento, el entorno de él,
Cambio, si, solo con eso, parecería que él no pudiera ver a nadie más,
Que no fuese ella…  Ella, ella sabía que tanto la deseaban los hombres,
Aun así, era consciente, de que ninguno de ellos la deseaba para algo más,
Que no fuese lo carnal, que no fuese de una noche…
Ella había aprendido a sacar tajada de su belleza y jugar con  los sentimientos de los hombres,
Tal cual niño juega con sus juguetes, la diferencia era que;
Los niños guardan sus juguetes después de jugar,
Ella no guardaba los sentimientos…
Todos terminaban en la basura.
Se encontró a este hombre, de pasado turbio y buenos sentimientos,
Ella uso el mismo juego con él, el que uso para todos los demás,
Al pasar de los días su espíritu fue decayendo, porque ella,
Así  lo decidió,  hasta que un día, el desistió,
Ella  se molesto y el solo le dijo…
“Que te quiero mucho... cierto”
“Que  di muchas cosas por ti y cambie unas tantas mas… si”
“Que me hiciste sentir como nadie lo ha hecho… No lo niego”
Las mejillas de la mujer se humedecieron debido a la lluvia en sus ojos…
“Que me trataste como uno de tantos, cuando como esos tantos yo no te trate, aun mas cierto”
“Que me diste veneno y aun así lo tome, porque parecías tan sincera, no puedo objetar”
“Que has roto mi alma, no lo discuto, pero aun destrozada, te sigue queriendo, con cada pequeño pedazo, que en el piso yo encuentro”
El hombre le dio la última mirada cálida,
El se dio la vuelta, y ella...
Ella lo apuñalo, con una mentira mas, que él, ya no le creyó.

Desde que no estas aquí

Canción cotidiana

CANCION COTIDIANA DE JOSE ANGEL BUESA

Tu amor llegó calladamente;
calladamente se me fue...
Porque el amor es una fuente
que se nos seca de repente,
sin saber cómo ni por qué.


Amor de un beso que se olvida
y de un suspiro que se va;
amor de paso en nuestra vida,
pues se le da la bienvenida
cuando tal vez se aleja ya.


Así tu amor fue como el mío,
mujer de un claro atardecer:
amor que pasa como un río,
sin estancarse en el hastío
ni repetirse en el placer.


Amor feliz que da sin tasa,
pues sólo pide, a cambio, amor;
amor que deja, cuando pasa,
no la ceniza de una brasa,
sino el perfume de una flor.


Amor que al irse no está ausente;
amor sin dudas y sin fe,
como este amor intrascendente,
que, si llegó calladamente,
calladamente se fue...

Soledad

No hace mucho que en ocasiones ha estado llorando, pero hacía demasiado tiempo que no sentía sus lagrimas caer sobre sobre su piel; llorando por sentimientos que lo invaden, llorando por ésta vida de la cual no sabe que esperar, llora al escribir ésto y querer sacar todos esos sentimientos confusos que no sabe ni siquiera que son o que significan. Y llora nuevamente al saber que está rodeado de mucha gente que lo quiere, que lo aprecian, que lo aman y que le dicen y reafirman que es una buena persona, que es un buen hombre, pero llora al escuchar sus palabras, porque aunque quizá sean ciertas solo es un hombre que no sabe que hacer con su vida, un hombre que quisiera encontrar su camino y a pesar de estar rodeado de gente que le da su amor se siente tan solo, solo es un hombre que llora al sentirse solo aún dentro de una familia, llora al no saber como poder decirle que quiere a su madre y que quisiera contarle sobre él, un hombre que a veces está harto de ser tan sensible y no poder hablar de sus sentimientos o decirle a una persona que la quiere sin llorar, un hombre que casi siempre se siente mejor junto a su perro, siempre amigo fiel, que junto a las personas; solo es un hombre que llora por sueños jamás cumplidos e ilusiones perdidas, alguien que llora al escuchar esa vieja canción que habla de amor y esperanza porque ya no sabe que esperar de la vida, solo es un hombre que llora al platicar con esa siempre fiel amiga que trata de darle ánimos pidiéndole que no se rinda ante nada y por nada y que él, trata de luchar pero a veces se siente cansado y rendido antes de emprender la lucha, solo es un hombre que llora al no saber que le depara la vida, porque aún no ha encontrado su camino y ni siquiera sabe lo que quiere ser o hacer en ella, solo un hombre que llora al ver como la gente a su alrededor va encontrando su camino y el simplemente no sabe cual es el de él. Y sigue llorando al sentirse cansado de siempre ayudar a los demás y no poder ayudase a si mismo y no saber el como emprender esa lucha interior. Y solo es un hombre que sigue llorando y que trata de escribir todo lo que siente y que nuevamente llora al saber que la gente que lo rodea quizá lo mirará con lastima o vendrán a él con las mismas palabras de siempre queriendo animarlo al leer éstas lineas, sin saber que no hay palabras que puedan animar su soledad y menos aún las hay para ayudarle a encontrar su camino, porque al final de cuentas solo es un hombre que llora por soñar demasiado, por querer creer en la magia, el amor, los milagros y por querer ser un héroe, por querer ser mejor para si mismo y los demás, un hombre que no puede y no ha logrado encontrarse a si mismo en el camino de la vida, alguien que llora por viejas glorias y hazañas ya olvidadas y perdidas en el tiempo...

...Solo es un hombre que llora al no encontrar su camino en la vida y sentirse en soledad.

La gente que me gusta

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.

A estos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía, contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad.
Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido.

Mario Benedetti


Cuando me enamoro





Que bonito



Que bonito cuando te veo ay,
que bonito cuando te siento,
que bonito pensar que estas aquí,
junto a mi,
Que bonito cuando me hablas ay,
que bonito cuando te callas,
que bonito sentir que estas aquí,
junto a mi ay,
que bonito seria poder volar
y a tu lado ponerme yo a cantar,
como siempre... lo hacíamos los dos
Que mi cuerpo no para de notar,
que tu alma conmigo siempre esta,
y que nunca de mi se apartara,
ayyy
Que bonito tu pelo negro ay,
que bonito tu cuerpo entero,
que bonito mi amor todo tu ser,
si tu ser yy
Que bonito seria poder volar,
y a tu lado ponerme yo a cantar,
como siempre lo hacíamos los dos
Que mi cuerpo no para de notar,
que tu alma conmigo siempre está,
y que nunca de mi se apartara
ayyyy
Que bonito cuando acaricio ayy,
tu guitarra entre mis manos,
que bonito poder sentirte así,
siempre asíiiiii
ayy ayyy
Que bonito mi amor todo tu ser,
si tu ser.