dimecres, 16 de febrer de 2011

Soñando despierto


Vacio en este silencio,
Es hielo en mis sentidos …
Sueño con la sonrisa de tu labios,
Ahora sólo reina mi alegria…
El silencio acaba, llegas a mi vida…

Hasta que tu mirada,
como fuego quema mi alma,
encadenado a un reino en marfil,
Despierto para llegar de nuevo en mi, 

Solo deseando encontrarte al fin…

Hay destellos en la lluvia …
ahora estamos aquí, vamos a soñar de nuevo…
ven por mi,

Es una epoca oscura,
un lugar sin tiempo y sin fin,
atraves del miedo, nunca pude vivir …
Dormia en la noche, sin poder sentir,
y Ahora sueño, sueño llegando hacia ti…

Dentro de mis manos, se encuentran las tuyas,
sólo mi sombra se derrite a lo lejos, es el deseo
de mis sueños … de la eternidad …
Ven reposa en mi, Abre mi alma y dejame encontrarte,
Es el momento…el momento perfecto…quiero verte sonreir…

¿Cuántas respuestas buscas en el Universo?
Cuando sonrio cada vez mas al verte aqui,
No hay silencio, solo hay palabras para ti…
El universo es pequeño si no estas aqui, cualquier cosa que deseo decir,
Parece el brillo de una estrella en ese universo grande para ti…
 

Tu eres mi pensamiento a cada dia, y la conclusion de cada anochecer,
Eres la cosquilla costante que acaricia mi alma,
Eres la sonrisa en mis labios, y el brillo en mi mirada,
El calor que arde dentro de mi corazon,
y la vida que das a mi alma.

Estoy soñando despierto, estoy soñando junto a ti…


Se despide OT :(

El domingo 20 de febrero en Telecinco

'Operación Triunfo' se despide el próximo domingo

En esta última gala se proclamará al ganador del concurso musical

15.02.11  
El programa “Operación Triunfo” cerrará la presente edición con una gala final que tendrá lugar el próximo domingo 20 de febrero, en la que se llevarán a cabo las actuaciones musicales decisivas para proclamar al ganador del concurso.

 Todos los concursantes de Operación Triunfo.
Los participantes que aún continúan su formación en la Academia -Alex, Moneiba, Niccó, Alexandra, Juan, Jefferson, Nahuel, Josh, Naxxo, Nira, Coraluna y Geno- se enfrentarán por última vez al reto de interpretar en directo sus respectivos temas asignados para ganarse el favor del jurado y de la audiencia. Estos temas ya han sido adjudicados.
La gala final de “Operación Triunfo 2011” se emitirá tras la edición de las 21:00 horas de Informativos Telecinco el próximo 20 de Febrero.
 
Estos son los temas adjudicados:
 
. Todos los integrantes de la Academia - 'I gotta feeling', de Black Eyed Peas
. Moneiba - 'Ahora', de Ana Belén
. Niccó - 'Causa y efecto', de Paulina Rubio
. Alexandra - 'California Gurls', de Katy Perry
. Juan - 'Visa por un sueño', de Juan Luis Guerra
. Jefferson - 'Unwritten', de Natasha Bendingfield
. Nahuel - 'A Dios le pido', de Juanes
. Josh - 'Hollywood', de Michael Bublé
. Alex y Roxio - 'Todo vuelve a empezar', de Luis Fonsi & Laura Pausini
. Naxxo y Nirah - 'Saturday night's alright (for fighting)', de Elton John
. Canción del favorito (Josh y Niccó) - 'Don't stop the music', de Rihanna y Jamie Cullum
.
Nominados:

                           Coraluna - 'El apagón', de Malú
                           Geno - 'Desilusióname', de Olga Tañón


Como hacerte saber


Cómo hacerte saber
que nadie establece normas, salvo la vida!

Mario Benedetti






El amor no distingue


El amor no distingue de sexos,
lo mismo lo sufre un hombre
que una mujer, ambos aman
misma forma, mismos deseos.

Mucho se ha escrito del amor,
del sufrido amor de una mujer
poco o nada, de un hombre…
que hasta ahí llega el machismo.

Quién invento la palabra sexo débil
se equivocó, es más enérgica la mujer
que el débil hombre en los amores…
si más infiel que la mujer, es discutible.

Algunos ignoran, que si son machitos
le viene de una fatal educación familiar,
la que les ensañó las propias madres
que de ella nos viene la crianza enseñaza.

Gritemos las mujeres, que sus hijas digan
quién en su crianza, se le dio más categoría
si a las hembras o a lo varones: que griten
las madres, que digan las hijas y no callen.

Hasta el llanto tenemos que ahogarlo…
así nos lo enseñaron nuestra las madres,
quiero llorar, deseo gritar, somos tal cuales
mismo dolor, mismo amor, somos alma,
no animales irracionales.

Mismos deseos, mismas necesidades
hombre o mujer… tal cuales somos:
amamos, lloramos, sufrimos y gozamos
que el amor no es diferente en varones
ni en  mujeres…


El jardin del rey

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles,
arbustos y flores se estaban muriendo.

El roble le dijo que se moría
porque no podía ser tan alto como el pino.
Volviéndose al pino, lo halló caído
porque no podía dar uvas como la vid.
Y la vid se moría porque no podía florecer como la rosa.
La rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el roble.

Entonces encontró una planta,
una fresia, floreciendo y más fresca que nunca.

El rey preguntó:
¿Cómo es que creces saludable en medio
de este jardín mustio y sombrío?

No lo sé.
Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste,
querías fresias.
Si hubieras querido un roble o una rosa,
los habrías plantado.
En aquel momento me dije:
"Intentaré ser fresia de la mejor manera que pueda".

Ahora es tu turno.
Estás aquí para contribuir con tu fragancia.
Simplemente mírate a ti mismo.
No hay posibilidad de que seas otra persona.

Puedes disfrutarlo y florecer regado con tu propio amor por ti
o marchitarte en tu propia condena...
 
Jorge Bucay

La casita de chocolate

Dos hermanitos salieron de su casa y fueron al bosque a coger leña. Pero cuando llegó el momento de regresar no encontraron el camino de vuelta. Se asustaron mucho y se pusieron a llorar al verse solos en el bosque.
Sin embargo, allá a lo lejos vieron brillar la luz de una casita y hacia ella se dirigieron. Era una casita extraordinaria. Tenía las paredes de caramelo y chocolate. Y como los dos hermanos tenían hambre se pusieron a chupar en tan sabrosa golosina. Entonces se abrió la puerta y apareció la viejecita que vivía allí, diciendo:

Hermosos niños, ya veo que tenéis mucho apetito. Entrad, entrad y comed cuanto queráis.
Los dos hermanitos obedecieron confiados. Pero en cuanto estuvieron dentro, la anciana cerró la puerta con llave y la guardó en el bolsillo, echándose luego a reír. Era una perversa bruja que se servía de su casita de chocolate para atraer a los niños que andaban solos por el bosque. Los infelices niños se pusieron a llorar, pero la bruja encerró al niño en una jaula y le dijo:
- No te voy a comer hasta que engordes, porque estas muy delgado- Primero te cebaré bien.
Y todos los días le preparaba platos de sabrosa comida. Mientras tanto a la niña la obligaba a trabajar sin descanso. Y cada mañana iba la bruja a comprobar si engordaba su hermanito, mandándole que le enseñara un dedo. Pero como tenía muy mala vista, el niño, que era muy astuto, le enseñaba un huesecillo de pollo que había guardado de una de las comidas. Y así la bruja quedaba engañada, pues creía que el niño no engordaba.
- Sigues muy delgado decía -. Te daré mejor comida.
Y preparaba nuevos y abundantes platos y era la niña la que se encargaba de llevarlos a la jaula llorando amargamente porque sabía lo que la bruja quería hacer con su hermano.
Escapar de la casa era imposible, porque la vieja nunca sacaba la llave del bolsillo y no se podía abrir la puerta. ¿Cómo harían para escapar?
Un día llamó la bruja a la niña y le dijo:
- Mira, ya me he cansado de esperar porque tu hermano no engorda a pesar de que come mejor que un rey. Le preparo las mejores cosas y tiene los dedos tan flacos que parecen huesos de pollo. Así que vas a encender el fuego enseguida.
La niña se acercó a su querido hermanito y le contó los propósitos de la malvada bruja. Había llegado el momento tan temido.
La bruja andaba de un lado para otro haciendo sus preparativos. Como veía que pasaba el tiempo y la niña no había cumplido lo que le había mandado, gritó:
¿A qué esperas para encender el fuego?
La hermana tuvo entonces una buena idea:
- Señora bruja – dijo -, yo no sé encenderlo.
- Pareces tonta – contestó la bruja -; tendré que enseñarte. Fíjate, se echa mucha leña, así. Ahora enciendes y soplas para que salgan muchas llamas. ¿Lo ves?
Como estaba la bruja en la boca del horno, la niña le arrancó de un tirón las llaves que llevaba atadas a la cintura y, dando a la bruja un tremendo empujón, la hizo caer dentro del horno.
Libre ya de la bruja, y usando las laves, abrió con gran alegría la puerta de la jaula y salieron los dos corriendo hacia el bosque. Se alejaron a todo correr de la casita de chocolate y cuando encontraron el camino de regreso a su casa lo siguieron y llegaron muy felices.
De los Hermanos Grimm.
 
 

Refranes (4)

A la que uno no contenta, no bastan dos ni cincuenta.
A la ramera y a la lechuga, una temporada les dura.
A la ramera y al juglar, a la vejez les viene el mal.
A la res vieja, alíviale la reja.
A la ruin oveja la lana le pesa, y al ruin pastor el cayado y el zurrón.
A la sierra tocino y al serrador vino.
A la sierra, ni dueña ni cigüeña.
A la sombra de los buenos viven los malos sin freno.
A la sombra del nogal no te pongas a recostar.
A la tercera va la vencida.
A la tierra que fueres haz lo que vieres.
A la una, que bien que mal, en cada casa comido han.
A la vaca que no se cubre, se le seca la ubre.
A la vaca, hasta la cola le es abrigada.
A la vejez aladares de pez.
A la vejez se acorta el dormir y se alarga el gruñir.
A la vejez, cuernos de pez.
A la vejez, viruelas.
A la viuda y al abad, el diablo les amasa el pan.
A la vulpeja dormida, no le cae nada en la boca.
A largos días, largos trabajos.
A las andadas volví, pronto me arrepentí.
A las barbas con dinero, honra hacen los caballeros.
A las cosas menudas, el alguacil acuda y a las cosas grandes, el señor alcalde.
A las diez deja la calle para quien es
A las diez deja la casa do estés. Si en la tuya estás, te acostarás.
A las diez, en la cama estés; mejor antes que después.
A las obras me remito.
A las putas y a los barberos, a la vejez los espero.
A las romerías y a las bodas van las locas todas.
A lo bueno, pronto me hago yo; a lo malo, no.
A lo hecho, pecho.
A lo más oscuro, amanece Dios.
A lo que el Rey manda y Dios ofrece, hay que hacerse.
A lo que has de negarte, niégate cuanto antes.
A lo que manda Dios, oreja de liebre.
A lo que no puedas, no te atrevas.
A lo que no puede ser, paciencia.
A lo que no te agrada, haz que no oyes nada.
A lo que no tiene remedio, litro y medio.
A lo que puedas solo no esperes a otro.
A los burros palos, y a la mujer regalos.
A los cincuenta, el mal del mes ya no lo ves.
A los enemigos bárreles el camino.
A los enfermos los sanos buenos consejos les damos.
A los galgos del rey no se les escapa liebre alguna.
A los tontos y a los porfiados, la mejor bofetada es dejarlos.
A los treinta doncellez, muy rara vez.
A los tuyos, con razón o sin ella.
A luz de la candela, toda música parece bella.
A maestro de espada, aprendiz de pistola.
A mal abad, peor sacristán.
A mal amo, mal criado.
A mal comer o bien comer, tres veces beber.
A mal Cristo, mucha sangre.
A mal dar, apretar el culo contra el sitial.
A mal hablador, discreto oidor.
A mal mortal no hay hierba que val.
A mal sarmiento, buena podadera.
A mal tiempo, buena cara.
A mala cabeza, buenas son piernas.
A mala cama, colchón de vino.
A mala cuenta, no hay providencia buena.
A mala leña un buen brazado.
A mala lluvia, buen paraguas.
A mala suerte, envidia fuerte.
A mala venta, mala cuenta.
A malas piernas, buenas muletas.
A malos ratos, buenos tragos.
A manchas de corazón no basta ningún jabón.
A manos de traidores perecen los buenos servidores.
A manos frías, corazón ardiente.
A mantel puesto, tendrás amigos ciento; no de tu trato sino de tu plato.
A marido ausente, amigo presente.
A más amor, más pudor.
A más años más pecados.
A más beber, menos comer.
A más doctores, más dolores.
A más oro, menos reposo.
A más vivir, más sufrir.
A médico, confesor y letrado, hablarle claro.
A medida del santo son las cortinas.
A mengua de carne, buenos son pollos con tocino.
A mi amigo quiero, por lo que de él espero.
A mi casa lleve un amigo, el se quedó de amo y yo despedido.
A mi los tiburones me enseñan los dientes.
A mi mujer bermeja, por el pico le entra, que no por la oreja.
A mi padre llaman hogaza y yo me muero de hambre.
A mi prójimo quiero, pero a mí el primero.
A mí todos me hallan, pero yo no hallo a nadie.