dilluns, 4 d’abril de 2011

Te he querido tanto


Te he querido tanto y de tantas maneras
que parece imposible inventar nuevas formas de amor.
 
Te he querido con timidez,
cuando pensaba que era el único que amaba entre los dos.
También con tristeza y añoranza,
cuando estaba solo pensando en ti
y dándome cuenta que no sabía estar lejos de ti ni un momento.

Te he querido tanto…
Te he querido tanto y de tantas maneras
que me parece imposible que alguien pueda llegar a quererte más que yo.

Te he querido con paciencia,
por llegar a comprenderte y hacer mías tus ideas;
te he querido con egoísmo, por no querer compartirte con nadie
por miedo a perderte.
Te he querido a gritos cuando no escuchabas mis razones.

Te he querido tanto…

Te he querido tanto y de tantas maneras
que parece imposible inventar nuevas formas de amor.
Te he querido con el deseo y el ansia por hacer el amor contigo
hasta consumirnos los dos.

Y sé que tú, sí. Sé que tú también llegaste a quererme.
Por haber compartido tantas cosas, te he querido tanto y de tantas maneras
que me parece imposible que hoy haya un sólo modo de amarte
y que éste sólo sea tu recuerdo.



Poema del pecado


“Vamos que se hace tarde”, me dijiste;
pero yo me quedé mirando al mar,
con el hastío de un pecado triste,
pues no hay nada más triste que un pecado vulgar.

Tú, la mujer ajena,
yo, el hombre sin ayer,
ya el mar borró tus pasos en la arena,
pero hay cosas más hondas en un atardecer.

Yo me imagino como fue el regreso,
si ya él estaba allí,
si tú como otras veces, pudiste darle un beso,
y si al besarlo no pensaste en mí.

Y me imagino lo que habrás sentido
si después,
al quitarte el vestido,
rodó un poco de arena hasta tus pies.

Ya sé que fue un pecado
triste y vulgar;
pero el viento soplaba de aquel lado
y se llevó el pecado sobre el mar.

Y al cruzar una acera,
ladrón de cosas que no tienen fin,
para pagarte un beso a mi manera,
fui cortando las rosas de un jardín.

Tal vez mañana,
como hay sueños que han sido y que no son,
tú abrirás como siempre la ventana
y saldrás a esperarlo en el balcón.

Y como una sorpresa,
como una burla fina y cruel,
colocarás mis flores en la mesa,
sin que tiemble tu mano en el mantel.

Tal vez vuelva a la playa
por andar en la arena, no por ti;
ya me dijiste que aunque yo no vaya,
tú irás todas las tardes por allí.

Y si nos tienta algún pecado
triste y vulgar,
el viento sopla siempre de aquel lado
y se lo lleva todo sobre el mar.

José Ángel Buesa



Amor verdadero


(¿Dónde esta el amor?)
.
“Cuando mires hacia el cielo
en el rincón más oscuro
-donde menos te lo esperas-
encontrarás una estrella.
Cuando mires tu camino
busca bien, porque el amor
se esconde bajo las piedras
y la persona ideal
no es una estrella fugaz
ni la primera que encuentras.
No la tienes que buscar:
el Amor tiene mil puertas
y sabe darte una llave
donde menos te la esperas”.
.
.
(¿dudas del amor?)
.
“Quien mira lo que no debe
encuentra lo que no quiere.
La confianza es una puerta
que se abre con tu ternura
y se cierra cuando pones
los ojos en la cerradura”
.
.
(¿buscas amor? Cuidado!!!)
.
“El amor tiene mas puertas
que un concurso de tele,
el amor es un tren
el amor es un hotel
donde cabe mucha gente,
donde todo puede ser.
Busca tu pareja y entra
con la llave del criterio
por la puerta del placer.
Agarra tu llave y pasa
con cariño y con cuidado;
puedes ganar o perder”.
.
.
(¿Es amor?)
.
“Es facil decir que si,
es difícil ser sincero:
el amor nace con ganas
pero se muere de miedo”.


 

Sueño de amor


Yo he soñado contigo en otro mundo
yo he vivido contigo en otra vida
y el vuelo de tu alma estremecida
lo he contemplado así, meditando.

De dónde viene este fervor profundo
a dónde va mi adoración sentida
sino del fondo de tu misma vida
y hacia la cumbre de tu propio mundo.

Yo he esperado sin prisa tu llegada;
con secreta esperanza te he buscado
y ahora que mi sueño te ha encontrado

un sueño me parece tu mirada
al mismo misterio de hallarme en tu morada
con todo el corazón transfigurado.

Arturo Ricardo Yungano