diumenge, 2 de gener de 2011

No te rindas




No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo
Aceptar tus sombras
Enterrar tus miedos
Liberar el lastre
Retomar el vuelo.


No te rindas que la vida es eso
Continuar el viaje
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiemp,
Correr los escombros
Y destapar el cielo.


No te rindas, por favor no cedas
Aunque el frío queme
Aunque el miedo muerda
Aunque el sol se esconda
Y se calle el viento
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.


Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.


Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos
Abandonar las murallas que te protegieron
Vivir la vida y aceptar el reto
Recuperar la risa
Ensayar un canto
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.


No te rindas, por favor no cedas
Aunque el frío queme
Aunque el miedo muerda
Aunque el sol se ponga y se calle el viento
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo
Porque esta es la hora
y el mejor momento.


Porque no estás solo,
porque yo te quiero.


Mario Benedetti



Si me vieras con tus ojos

Si te vieras con mis ojos
dirías que el cielo eres tú...
Si te vieras con mis ojos
las flores del cielo serían pocas
para adornar tu belleza,
si sólo te vieras... con mis ojos.

La luz de la luna sería poca
para alumbrar las noches nocturnas,
en las que te veo pasar...
Espigada de luz de esmeralda
entre el son de un pajarillo
que canta como derrotando al miedo.

Si te vieras con mis ojos
sabrías por qué te amo tanto...
Porque el atardecer me parece hermoso
a pesar de su agonía
siempre regala su último resplandor
cuando estás junto a mí,
si sólo te vieras... con mis ojos.

Entenderías que la distancia
es más corta cuando te quiero...
porque te deseo
y desearte me da alas para ir por ti
para cruzar distancias sólo por ti.

Oh... si sólo te vieras con mis ojos.
El cansancio se convertiría en paz
sublime para mi altar...
y la lluvia dejaría de llorar
y se pondría a jugar conmigo
a ver cuál de los dos te quiere más,
cúal de los dos te quiere..... más
si sólo te vieras con mis ojos,
si sólo te vieras.....

Poesía de Elías Ramos recogido en el libro 100 Y UN POEMA DE AMOR... QUE A UN AMOR LEJANO LE PIDO.