dimecres, 25 de maig de 2011

Un recuerdo y un suspiro

 
¡Corazón que no has amado,
tú no sabes el dolor
de un corazón acosado,
carcomido y desgarrado
por amarguras de amor!

No sabes como se llora
con la noche y con la aurora,
con ese llanto que quema;
con ese sol que colora
en la frente un anatema.

Se llora con el placer,
se llora con el pesar,
con el recuerdo de ayer,
y mañana...hay que llorar
si nos ama una mujer.

Tú, velado a la tormenta
de borrascosa pasión,
no sabes como se aumenta,
cómo inflamada revienta
la pena en el corazón.

Cómo le devora eterno
ese esperar indeciso;
cómo abraza el fuego interno
de tener un infierno
donde estuvo un paraíso.

¡Amar y no ser amado!
¡Sentir y no consentir!
¡Morir viviendo olvidado!
¡Ay! ¡Morir de enamorado
y no poderlo decir!

¡Bullir en el pensamiento
el bello ser de otro ser...
y ese roedor tormento
que hemos bebido en el viento,
en la voz de una mujer!

Sí; mis oídos la oyeron,
mis ojos la contemplaron;
era hermosa, y la creyeron...,
mis oídos me mintieron
o sus ojos me engañaron

Era un ángel tal vez; descendió al suelo
para dejar sobre la tierra limpia
alguna oculta maldición del cielo
y un reguero de luz y de armonía.

La amé al pasar, y me dejó pasando;
y por único alivio de mi honda pena
"Canta", me dijo; y la visión flotando,
se deshizo en la atmósfera serena.
 
José Zorrilla
 
 

Hubo un momento


 Hubo un momento en el que creías que la tristeza sería eterna;
pero volviste a sorprenderte a ti mismo riendo sin parar.
Hubo un momento en el que dejaste de creer en el amor;
y luego apareció esa persona a la que amarías.
Hubo un momento en el que la amistad parecía no existir;
y conociste a ese amigo que te hizo reir y llorar.
Hubo un momento en el que creías que la comunicación con alguien se había perdido;
y llegó el cartero a visitar tu buzón.
Hubo un momento en el que la pelea parecía ser eterna;
y si dejarte ni siquiera entristecer terminó en un abrazo.
Hubo un momento en el que un exámen parecía imposible de pasar;
y hoy es un exámen más que aprobaste en tu carrera.
Hubo un momento en el que dudaste de encontrar un buen trabajo;
y hoy puedes darte el lujo de ahorrar para el futuro.
Hubo un momento en el que creíste que no podrías hacer algo;
y hoy te sorprendes a ti mismo haciéndolo.
Hubo un momento en el que creíste que nadie te comprendía;
y te asombraste cuando alguien parecía leer tu corazón.
Así como hubo momentos en el que la vida cambió en un instante,
nunca olvides que aún habrá momentos, en el que lo imposible
se tornará en un sueño hecho realidad.
Nunca dejes de soñar, porque soñar,
es el principio de un sueño hecho realidad.