dimecres, 14 de setembre de 2011

La noche


Vuelve la noche, aliada de la soledad,
cómplice de la tristeza, compañera de mi penar.
Vuelve la sombra que la silueta de su cuerpo quiere imitar
y en el profundo silencio escucho su voz,
pero nada es verdad, no lo veo, no lo oigo, ni lo puedo tocar.

Por qué me engaña la noche, por qué conmigo quiere jugar,
si sabe cuánto lo quiero, que no lo voy a olvidar.
Cuando estaba a mi lado, la noche era pequeña,
hoy me sobran tantas horas, tantas horas de tristeza.
Las comparto con mis sueños, las adorno de recuerdos,
intento poner color donde impera el blanco y negro.

Ella no tiene piedad, no entiende de soledad,
ella tiene a la luna que los amantes adoran
como a una diosa desnuda.
Su luz se quiere filtrar a través de la ventana,
quiere cubrirme el cuerpo como si fuese una sábana.
Sabe que siento frío, que mi piel está helada,
que me falta la caricia de aquella mano templada,
me falta el resplandor de una mirada amada,
ya no tengo el espejo donde yo me contemplaba.


A esa luna le pregunto si ha escuchado su lamento,
si lo ha visto llorar, si va errante por el mundo,
si no encuentra su lugar.
Le pregunto, no responde, acaso quiere ocultar
que su vida está vacía, el rumbo no logra encontrar,
porque sabe que lo quiero, que no lo voy a olvidar.

   Alhena 



1 comentari:

  1. La noche es siempre el mejor momento del día. Y si la compañía eres tú, ya... :)

    ResponElimina