dilluns, 29 d’agost de 2011

Cuando una mujer


Cuando llore una mujer
no le tires el pañuelo
ofrécele una rosa un poema
extiéndele tu mano, abrázala.
Y si sus pensamientos
se encuentran confusos
por los obstáculos de la vida
bríndale dosis de sabiduría,
báñala con la miel de tu cariño
Concédele un minuto de tu tiempo
para preguntarle sus anhelos
sus esperanzas, tal vez sus sueños.
Deten el tiempo en el reloj
y cuando la angustia se apodere
de nuevo de su corazón
elévala al infinito recordándole
la sublime belleza de su alma.
Y cuando ya no hallan más lágrimas
junta tu cuerpo con el suyo
y en un tierno beso
déjale saber que realmente la amas.

Anonimo


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada