dimecres, 23 de maig de 2012

Estrellada








HAY QUIEN NACE ESTRELLADA

Que me lo dijeron un día….
Tenía muy pocos años y “ un alma caritativa”, quiso poner en mi mente, las repuestas a mis ¿¿Por qué??

• “Porque hay quien nace con Estrella y quien nace estrellado… y tú naciste estrellada”

Y no hay rencor en mi mente, ahora en mi presente, sé que tenía razón. No me conforme con Una Estrella, quise caer sobre todas ellas, para sobre el lecho de sus brillos, envuelta en sus resplandores, coger las fuerzas primeras, para empezar el camino, de la noche, hacía el Sol.
Y en ese caminar diario, transitaba paso a paso, observando y aprendiendo, del Alba al Anochecer…y cuando llegaba esta, las Estrellas, todas ellas para mi se encendía para preguntar con simpatía:

• ¿Qué tal te ha ido el día?

Algunas veces las respuestas, se encontraban presas del espíritu de la ansiedad, porque a lo largo del camino, no siempre es recto el sendero, por donde se ha de avanzar. Pero, aunque encrespada la cuesta, que a veces en éste existía, siempre la voz de una de ellas al llegar la noche que me decía:

• A ver niña…Si acaso tu destino, en contados momentos a de tener, renovadas las tristeza, avivadas las nostalgias...vas a encubrir tras la imagen de la ignorancia del ¿qué vendrá ahora?, la desventura de dar los pasos entre dudas.

No nace la flor y en su belleza deposita para los ojos la ternura. Si porque no es eterna su grandeza hemos de cortar la fuente de su alimento... ¿qué sería del jardín sin su contento? ¿qué sería de la naturaleza sin el esperado encuentro con su aliento?

Si los cielos con tormentas no se poblaran de grises cenicientos; si el mar en su bravura no levantara las olas al vuelo...¿cómo saber que tras la marea se viste de azul plateado su cuerpo, poniendo sobre el horizonte su dulce beso? ¿Qué sería de los navegantes sin la calma de su aliento?

Si a un ave sus alas quiebra los vientos de poniente que llegan cargados de bamboleos y la lanza hacía el suelo, cuando dormida quede en el sueño... ¿cómo sabrá de su valentía si no alza de nuevo el vuelo? ¿Cómo reponer sus alas rotas si no comulga con el empeño?

Si tu alma en galeras la dejas aprisionada y armaduras de hierro negro visten su cansado cuerpo...

Dime niña si… ¿no es cierto que el Destino, si paras ahora tu camino, con asperezas peinará tus cabellos y sobre tus ojos pondrá un tupido velo? ¿No es cierto que tu mirada, andará aprisionada entre las fuerzas abandonadas?

Reclina el cuerpo, suspira, alza después el rostro, que el corazón aunque turbado
buscará en lo andado aquellas fuerzas primeras, tornará en primaveras las nostalgias que nacieron y en carrozas engalanadas, gentilmente, hacía un nuevo destino emprenderá su marcha.

No solo naciste con una Estrella… caíste sobre un manto de ellas… reposa y vuelve a andar. Que quien no se estrella algún día y cae, nunca sabrá el valor que supone la valentía de volverse a levantar.
Vamos…¿lo vas a lograr!


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada